Equidad de género no equivale a democracia

Publicado en el blog de Letras Libres el 25 de abril de 2013

Solemos asociar la equidad de género con la democracia. Asumimos, por ejemplo, que mientras más equitativa sea la representación de mujeres y hombres en los órganos legislativos de un país, más democrático será su sistema político. Pero, ¿cuál es en realidad la relación entre la representación legislativa de las mujeres y el tipo de régimen político de un país? La evidencia disponible sugiere que si en algún momento la paridad de género en el ámbito legislativo fue un elemento que distinguía a las democracias de las dictaduras, esto dejó de ocurrir desde hace por lo menos tres lustros.

La siguiente gráfica ofrece dos fotografías en el tiempo, una para 1997 (columna izquierda) y otra para 2012 (columna derecha), de la representación legislativa de las mujeres en la cámara baja o única de todos los países incluidos en la base de datos de Parline.[1]Mientras que el primer renglón –paneles (a) y (b)– presenta los histogramas correspondiente a la democracias (color naranja), el segundo renglón –paneles (c) y (d)– describe los datos de las dictaduras (color azul).[2] El último renglón –paneles (e) y (f)– permite compara en un misma imagen la distribución de escaños controlados por mujeres en ambos tipos de regímenes en cada uno de los años analizados.[3]

Continue reading →

Las mujeres en el Congreso

Publicado en el blog de Letras Libres el 8 de marzo de 2013

México fue uno de los últimos países latinoamericanos en reconocer el derecho de las mujeres para votar en elecciones nacionales (1953),[1] y para 1991 menos del 10% de los  miembros del Congreso de la Unión eran mujeres. Sin embargo, la participación de las mujeres en la política nacional ha experimentado una rápida transformación desde entonces. A pesar de que este proceso no ha tenido el mismo ritmo y magnitud en todos los órdenes de gobierno, y de que incluso ha sido revertido temporalmente por algunos burdos episodios como el de las diputadas Juanitas en 2009, durante los últimos veinte años las mujeres han logrado incrementar notablemente su presencia y participación en los espacios de toma de decisiones y representación política en México.

Uno de los ejemplos mas elocuentes de este proceso en el ámbito federal es el Congreso. Como la gráfica 1 ilustra, el porcentaje de escaños legislativos obtenidos por mujeres en la Cámara de Diputados (línea azul) y el Senado (línea roja) ha crecido de forma casi continua entre 1991 y 2012.[2] Mientras que en la cámara baja esta cifra pasó de 8.4% en 1991 a 36.8% en 2012, en la cámara alta el cambio fue de 4.7% en 1991 a 32.8% en 2012. Puesto de otra forma, en las últimas dos décadas el porcentaje de legisladoras creció 338% y 598% en la Cámara de Diputados y el Senado, respectivamente.

Continue reading →